Publicado el Deja un comentario

Un viaje por Bolívia con Marc

¿Quién es Marc?

Marc es un abogado de Tarragona, y un fiel usuario de AirGO gracias a sus experiencias.

Con el complejo petroquímico que tienen por la zona, lo raro es que este tipo de productos no hayan llegado a la zona antes. Aunque parte de utilizar su AirGO Frío Polar en sus desplazamientos por la zona, Marc dió al equipo de AirGO la oportunidad de testar nuestra mascarilla antipolución Frío Polar en temperaturas extremadamente bajas.

Todos nos imaginamos las vacaciones ideales de desconexión total en una playa sin hacer absolutamente nada. Cuanto más lejos de casa mejor. Sin embargo Marc no es así, en sus vacaciones le gusta ponerse retos de supervivencia, descubriendo y subiendo a algunos de los sitios más vírgenes de nuestro planeta.

Su viaje

Su viaje empezó en Uyuni (Bolivia), una ciudad de 20.000 habitantes y  una altitud media de 3.660 metros. Allí acabó de preparar sus mochilas y bicicleta para un largo camino de 380 kilómetros hasta Laguna Verde, que también se encuentra en Bolivia, muy cerca de la frontera con Chile y Argentina.

En estos 10 primeros días de viaje, pedaleó a alturas de entre 3.500 – 4.500 metros y temperaturas extremas que llegaron a los -20,0º. ¿La recompensa? Pasó por algunos de los paisajes más únicos de nuestro planeta: el Salar de Uyuni, la Laguna Colorada, la Laguna Hedionda y la ya nombrada Laguna Verde. Las imágenes no tienen desperdicio.

Después de los 380 kilómetros a Marc aún le quedaban 12 días, así que decidió subir hasta la cima de tres grandes montañas. Sí, tres. El Pequeño Alpamayo (tan pequeño como 5.700 metros), el Huayna Potosí (6.080 metros) y el Nevado Parinacota (6.300 metros). Os dejo con las imágenes, que nos han dejado sin palabras.

Hablando con Marc descubrí que si posees las características físicas para afrontar un reto como este, es realmente una magnífica forma de desconectar. Durante el viaje sólo piensa en necesidades básicas: comer, dormir caliente y no enfermar. Esto le permite simplificar al máximo todos los problemas que tenemos hoy en día en la sociedad moderna. Querer el último modelo de Iphone, cenar sushi del caro o colgar la mejor foto en Instagram son problemas que realmente no aportan más que felicidad rápida y pasajera.

El uso de AirGO

Durante sus viajes suele traerse varias mudas de la ropa de abrigo, como varios guantes y bragas de cuello. Pues bien, Marc destacó que Frío Polar fue sin duda la braga de cuello que más lo protegió de los fríos y vientos extremos. Su componente aislante le permitió crear un microclima en su cuello con su propio aliento, algo clave en esas situaciones.

El llevar un filtro le permitió no sólo evitar la contaminación de las ciudades, sino también el polvo de las montañas. “No sólo es un producto ideal para motoristas y ciclistas que salen a primera hora de su casa en invierno, llegando a su trabajo con el cuello y la cara congelados. (…)En mi viaje descubrí que también es una opción mejorada a los tradicionales pasamontañas para montañeros, deportistas y corredores”.

La experiencia de Marc es un gran aprendizaje para nosotros como fabricantes, pero también para conocer nuevas realidades y retos de nuestros usuarios, que nos llenan de orgullo y satisfacción para conseguir nuestro objetivo: proteger a la población mundial de manera cómoda y con estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *