Publicado el Deja un comentario

La montaña, un lugar para ser libre

Conozcamos a Juan Carlos

Juan Carlos un gran amante del deporte y la montaña, pasó de ser masajista de formación a comercial de profesión de productos deportivos para diferentes distribuidoras. Empezó a compartir sus experiencias en su Instagram @juancarloscrazysport, red social dónde actualmente cuenta con más de 20 mil seguidores, ya que vió que su estilo de vida y su pasión por el deporte podía transmitir algo de valor a las muchas personas que miran el móvil a diario y que pueden compartir su misma pasión.

Algunas marcas no tardaron en contactarle para promocionar sus productos y resultó que no se le daba del todo mal. Juan Carlos sabía que si en lugar de hacerlo a través de una pantalla lo hacía cara a cara lograría un éxito aún mayor, así que decidió dedicarse completamente a la venta de esos productos que utilizaba. Esto le ha permitido poder combinar a la perfección los 2 pilares de su vida después de la familia, que son el deporte y el trabajo.

Después de los muchos kilómetros recorridos y de grandes cimas coronadas, se le puede considerar un gran experto del sector: Esto le permite probar y valorar personalmente los productos que vende y así dar garantías de su buena calidad.

La montaña y él

Acostumbrado a dormir una media de 4 horas, muchas veces empieza su primer entreno del día a las 5 o 6 de la mañana. Mucha gente puede pensar que tiene una gran fuerza de voluntad, pero él no lo ve así ya que no le cuesta hacerlo, sino que estar en la montaña el mayor tiempo posible. “En la montaña me siento libre, desde que pongo un pie en ella y haga lo que haga, ya sea alpinismo, escalada, correr, caminar…”, comenta Juan Carlos.

Aunque practicó muchos años triatlón y atletismo, su vida ha terminado completamente conectada con la naturaleza, ya que es mucho más gratificante mirar el paisaje que mirar el crono.

Aún así, no podemos olvidar los retos que a veces la montaña puede poner en tu camino, algunos bastante peligrosos, pero que al final te hacen vivir experiencias como las explicadas a continuación..

La cima del Aneto y una tormenta

Junto con un amigo suyo lograron coronar el Aneto sin muchos problemas, pero en cuanto llegaron a la cima se giró una gran tormenta. Ambos se vieron obligados a resguardarse como pudieron y terminaron abrazados para no morir de hipotermia. Cuando la tormenta aflojó un poco pudieron bajar lo más rápido posible y así dejarla atrás, dejando este gran recuerdo y ejemplo de compañerismo.

La Ultra Trail Aneto

Juan Carlos decidió participar en la Ultra Trail Aneto a pesar de estar lesionado de la rodilla. Pasando por el Collado Salenques (a 2.900 metros) sufrió hipotermia a las doce y media de la noche y mientras seguía avanzando como podía llegó a pensar: “¿Qué hago aquí?”

A pesar de las dificultades logró llegar a un punto de control, dónde a pesar de ser vegano terminó bebiéndose un caldo de pollo caliente que le ofreció la organización para así poder entrar en calor.

Desgraciadamente no pudo terminar la carrera ya que la lesión terminó saliendo a la luz y con una tendinitis en la rótula se vio obligado a abandonar en el kilómetro 50. Experiencias como esta hacen que no olvides los peligros que hay en la montaña, aunque estos también sean parte de su encanto.

¿Cuál es su experiencia con AirGO?

Una de estas marcas con las que colabora es AirGO, ya que Juan Carlos al estar acostumbrado al aire puro que respira en la naturaleza cuando se desplaza por las ciudades en moto o caminando nota mucho el cambio. De esta manera utiliza diferentes modelos según si prefiere abrigarse en la montaña o si quiere protegerse de la polución en ambientes urbanos.

Lo que más le llama la atención del producto es el filtro y lo fino que es, garantizándole así una gran comodidad, especialmente con el casco integral puesto. Además, ha observado que gracias al filtro el tubular tarda mucho más en mojarse debido al contacto de la boca con la tela. Esto evita que se te hielen los labios como suele pasar cuando esto ocurre.

Por último, una de las ventajas que presenta AirGO de cara a la comodidad son las diferentes tallas de cada modelo. Poder escoger un tamaño que se adapte perfectamente a las dimensiones de tu cabeza permite que te lo puedas poner en una posición óptima y que no tengas que subirlo mucho por la parte de atrás para que se mantenga donde quieres.

Para nosotros experiencias y opiniones como las de Juan Carlos nos motivan a seguir creando y mejorando productos para que todo el mundo pueda disfrutar de un aire tan puro como el que se puede respirar en la montaña.

Publicado el Deja un comentario

Un viaje por Bolívia con Marc

¿Quién es Marc?

Marc es un abogado de Tarragona, y un fiel usuario de AirGO gracias a sus experiencias.

Con el complejo petroquímico que tienen por la zona, lo raro es que este tipo de productos no hayan llegado a la zona antes. Aunque parte de utilizar su AirGO Frío Polar en sus desplazamientos por la zona, Marc dió al equipo de AirGO la oportunidad de testar nuestra mascarilla antipolución Frío Polar en temperaturas extremadamente bajas.

Todos nos imaginamos las vacaciones ideales de desconexión total en una playa sin hacer absolutamente nada. Cuanto más lejos de casa mejor. Sin embargo Marc no es así, en sus vacaciones le gusta ponerse retos de supervivencia, descubriendo y subiendo a algunos de los sitios más vírgenes de nuestro planeta.

Su viaje

Su viaje empezó en Uyuni (Bolivia), una ciudad de 20.000 habitantes y  una altitud media de 3.660 metros. Allí acabó de preparar sus mochilas y bicicleta para un largo camino de 380 kilómetros hasta Laguna Verde, que también se encuentra en Bolivia, muy cerca de la frontera con Chile y Argentina.

En estos 10 primeros días de viaje, pedaleó a alturas de entre 3.500 – 4.500 metros y temperaturas extremas que llegaron a los -20,0º. ¿La recompensa? Pasó por algunos de los paisajes más únicos de nuestro planeta: el Salar de Uyuni, la Laguna Colorada, la Laguna Hedionda y la ya nombrada Laguna Verde. Las imágenes no tienen desperdicio.

Después de los 380 kilómetros a Marc aún le quedaban 12 días, así que decidió subir hasta la cima de tres grandes montañas. Sí, tres. El Pequeño Alpamayo (tan pequeño como 5.700 metros), el Huayna Potosí (6.080 metros) y el Nevado Parinacota (6.300 metros). Os dejo con las imágenes, que nos han dejado sin palabras.

Hablando con Marc descubrí que si posees las características físicas para afrontar un reto como este, es realmente una magnífica forma de desconectar. Durante el viaje sólo piensa en necesidades básicas: comer, dormir caliente y no enfermar. Esto le permite simplificar al máximo todos los problemas que tenemos hoy en día en la sociedad moderna. Querer el último modelo de Iphone, cenar sushi del caro o colgar la mejor foto en Instagram son problemas que realmente no aportan más que felicidad rápida y pasajera.

El uso de AirGO

Durante sus viajes suele traerse varias mudas de la ropa de abrigo, como varios guantes y bragas de cuello. Pues bien, Marc destacó que Frío Polar fue sin duda la braga de cuello que más lo protegió de los fríos y vientos extremos. Su componente aislante le permitió crear un microclima en su cuello con su propio aliento, algo clave en esas situaciones.

El llevar un filtro le permitió no sólo evitar la contaminación de las ciudades, sino también el polvo de las montañas. “No sólo es un producto ideal para motoristas y ciclistas que salen a primera hora de su casa en invierno, llegando a su trabajo con el cuello y la cara congelados. (…)En mi viaje descubrí que también es una opción mejorada a los tradicionales pasamontañas para montañeros, deportistas y corredores”.

La experiencia de Marc es un gran aprendizaje para nosotros como fabricantes, pero también para conocer nuevas realidades y retos de nuestros usuarios, que nos llenan de orgullo y satisfacción para conseguir nuestro objetivo: proteger a la población mundial de manera cómoda y con estilo.