Publicado el Deja un comentario

Contaminantes del Aire: Ozono

¿Qué es el ozono?

El ozono, también conocido como trioxígeno, es una molécula compuesta de tres átomos de oxígeno (con la fórmula química O3). Nos protege de la radiación UV a través del la capa de ozono.Sin embargo, si el ozono se encuentra en el nivel de la superficie terrestre, puede convertirse en un gas dañino que puede causar problemas de salud graves cuando se inhala en altas concentraciones. Por esta razón, el ozono (O3) se divide en “buen ozono” (Capa de ozono) y “ozono malo” (Ozono a nivel del suelo).

Ozono “bueno” vs “malo”

Ozono bueno: La capa de ozono

El buen ozono se crea naturalmente en la atmósfera superior (a 20 km a 30 km sobre la Tierra), por lo que se llama ozono estratosférico. Forma la conocida capa de ozono, que sirve como escudo de la Tierra para protegernos de la radiación solar ultravioleta. Además, es considerado uno de los principales gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Desde el comienzo de la Revolución Industrial, las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera han aumentado sustancialmente. Estas actividades han destruido parcialmente esta capa de protección y han llevado al agotamiento de la capa de ozono, comúnmente conocido como “el agujero de ozono”.

Ozono malo: Ozono al nivel del suelo

El ozono malo (también llamado ozono a nivel del suelo o ozono troposférico) es un gas tóxico formado por una combinación de gases y luz solar. La fórmula de creación del ozono es: VOCs + NOx + Calor + Luz solar = O3.

Reacciona fácilmente con algunos hidrocarburos, siendo el componente principal del smog, qué causa enfermedades graves o incluso la muerte.

Este ozono a nivel del suelo se considera un contaminante atmosférico de criterio (criteria pollutant) debido a su toxicidad para los seres humanos y el medio ambiente. Para controlarlo y proteger a la población, se han establecido en todo el mundo varios estándares de contaminación del aire relacionados con el ozono.

El ozono no solo tiene efectos en los entornos urbanos, ya que el viento puede hacer que viaje largas distancias, afectando también a las zonas rurales. Además, el ozono también se puede formar dentro de las casas por dispositivos electrónicos. Por ejemplo, hay muchos “purificadores de aire” que generan ozono como una forma de destruir otros contaminantes dañinos. La contaminación del aire en interiores puede llegar a ser tan peligrosa para la salud de los humanos si no se detecta y resuelve a tiempo. El ozono reacciona con los materiales orgánicos de la misma manera que lo hace con otros gases para crear smog, alterando las composiciones químicas que nos rodean.

el ozono crea smog

¿Cuáles son los efectos del ozono en la salud y el medio ambiente?

Como se ha dicho, el ozono a nivel del suelo puede causar una gran variedad de problemas respiratorios de salud. Afecta más a grupos sensibles como ancianos, niños o personas de todas las edades con sensibilidad pulmonar. Sin embargo, respirar altas concentraciones de ozono es muy peligroso para todos.

La exposición a corto plazo puede causar problemas como dolor en el pecho, tos, irritación de garganta e inflamación de las vías respiratorias. También puede reducir la función pulmonar y dañar el tejido pulmonar o disminuir la capacidad para realizar ejercicio por falta de aire. Además, el ozono se ha relacionado con la mortalidad prematura o el empeoramiento de enfermedades respiratorias ya existentes como la bronquitis, el asma o el enfisema.

Por otro lado, muchos estudios han demostrado que la exposición prolongada al ozono puede provocar asma, dañar el tejido pulmonar de por vida y aumentar el riesgo de muerte por causas respiratorias.

El ozono puede dañar significativamente las vegetaciones y los ecosistemas. Durante la temporada de crecimiento, cuando son más sensibles, causa una reducción de la fotosíntesis, retrasa el crecimiento de las plantas y aumenta el riesgo de enfermedades, insectos, condiciones climáticas adversas u otros efectos contaminantes. También puede estar relacionado con las olas de calor, ya que las plantas absorben menos ozono y su concentración aumenta.

daños del ozono en la vegetación

¿Cómo se controla la contaminación de ozono?

A lo largo de los años, los países más desarrollados han llegado a acuerdos para controlar la contaminación. Cada país o estado tiene su propio plan de implementación. Por ejemplo, la Ley de Aire Limpio hecha por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) establece los Estándares Nacionales de Calidad del Aire Ambiental (NAAQS, también por sus siglas en inglés) para aquellos contaminantes referentes considerados más perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Otro ejemplo es la Directiva de Calidad del Aire de la Unión Europea por la Agencia Europea de Medio Ambiente, que también establece algunos estándares y consejos para reducir la contaminación del aire, tanto en interiores como al aire libre.

El ozono, especialmente el ozono a nivel del suelo, se considera un contaminante tanto de criterio primario como secundario. Como ya se mencionó, puede convertirse en un gran problema para el medio ambiente y para la salud humana. Los niveles máximos permitidos o recomendados para O3 son:

  • Pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS): 0,070 ppm (140 μg/m³) para la cuarta concentración máxima diaria de 8 horas más alta anual, con un promedio de 3 años.
  • NAAQS: Además de las directrices de la OMS, en EE.UU. También se controla el ozono cada hora con una concentración máxima de 0,12 ppm (235 μg/m³).
  • Directiva de Calidad del Aire de la UE: media máxima diaria de 8 horas de 120 μg/m³, que no se puede exceder más de 25 días durante 3 años.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *